Homilía para el II Domingo de Adviento

Is 11,1-10; Sal 71; Rom 15,4-9; Mt 3,1-12

Ciclo A

Conviértete

Hoy, los profetas Isaías y Juan tienen la palabra.
·      La palabra de un profeta no es fácil de aceptar porque obliga a cambiar, y eso no nos gusta.
·      El profeta es el hombre que ve un poco más allá, o más hondo que el resto de los mortales. Esa ventaja nace de su postura escudriñadora.
·      No le gusta lo que ve a su alrededor y busca algo nuevo. Esa novedad la encuentra entrando dentro de sí y viendo las exigencias de su verdadero ser.
·      El profeta no es un portavoz enviado desde fuera; es siempre un explorador del espíritu humano que tiene la valentía de advertir a los demás de lo que ve.
·      En esto consiste la revelación. Dios se revela siempre y a todos; solo algunos lo descubren.

El P. Vicente. CAP. 30. CARTA A CERRO MARÍA

Escucha"El P. Vicente. CAP. 30. CARTA A CERRO MARÍA" en Spreaker.

Ellos vivieron el Evangelio. SAN FRANCISCO JAVIER

Escucha"Ellos vivieron el Evangelio. SAN FRANCISCO JAVIER" en Spreaker.

Killaricocha. CAP. 9. EL MAESTRO NICANOR

Escucha"Killaricocha. CAP. 9. EL MAESTRO NICANOR" en Spreaker.

Historias que tocan el Alma. ZAPATOS PARA ESTAR CON DIOS

Escucha"Historias que tocan el alma. ZAPATOS PARA ESTAR CON DIOS" en Spreaker.

Hola Jesús. RECUPERAR LA NAVIDAD

Escucha"Hola Jesús. RECUPERAR LA NAVIDAD" en Spreaker.

Homilía para el Primer Domingo de Adviento

Is 2,1-5; Sal 121; Rom 13,11-14; Mt 24,37-44

Ciclo A

Al encender el primer cirio en la corona, comenzamos un nuevo año litúrgico, e iniciamos un nuevo Tiempo Litúrgico: El Adviento, que es un tiempo que se caracteriza por su complicada estructura.
·      Por una parte recordamos el largísimo tiempo de adviento que precedió a la venida del Mesías.
o   Esta es la causa de que encontremos en el AT tantos textos bellísimos sobre el tema.
o   Fue un tiempo de sucesivas expectativas, porque las promesas nunca terminaban de cumplirse.
o   Esas esperanzas eran claramente equivocadas, porque suponían una intervención directa, externa y puntual de Dios a favor de un pueblo.
o   Todas las lecturas del AT van en este sentido y pueden confundirnos.